En días tan vitales para miles de estudiantes que dieron su P.S.U. y que probablemente se transformen en futuros emprendedores, vale la pena preguntarse cuáles son los aspectos que debería tomar en cuenta un estudiante para elegir un plantel y una carrera con perfil emprendedor. Acá los principales elementos a considerar:

Lo primero es revisar la malla de estudios, ver si tiene ramos asociados al emprendimiento y confirmar que esa malla no será alterada al menos durante los primeros años de la carrera escogida. Lo segundo es analizar cómo funciona el proceso de Práctica Profesional de la institución y consultar por egresados y titulados que hubiesen estudiado ahí, para saber el perfil del profesional que están formando.

Y por último, pero no menor, es ver el perfil del cuerpo docente, ya que en la medida que éstos trabajen en un entorno asociado al emprendimiento (empresas propias, consultoría) comprenderán mejor la dinámica de ese mundo y podrán traspasarla a sus alumnos.

Antes las universidades se dividían entre tradicionales y privadas. Luego que estas últimas se validaran en el mercado, comenzaron a diferenciarse respecto de las acreditadas y las que no lo estaban. Ya terminando el milenio, las casas de estudios superiores se comenzaron a diferenciar con la colocación que obtienen sus egresados en el mundo laboral.

¿Qué es lo que viene? A partir del 2011, serán dos las características a evaluar: la calidad de las Prácticas Profesionales y el entorno de Emprendimiento que existe durante los años que dure su carrera.

Ahora bien, me preocupa un tema: cada día son más los emprendedores que tienen la sensación que se debe estudiar muy poco y emprender cuanto antes. Incluso hay algunos que llaman a no estudiar carreras y a cambio directamente aprender el oficio en la práctica.

Más que criticar esta tendencia, las universidades e institutos deben interpretar esto como una crítica a la falta de ramos prácticos, actualizados y pertinentes para emprender que muchas mallas tienen. La tecnología, el aumento del E Learning y el acceso a información que antes sólo existía en las bibliotecas, ha cambiado la educación superior para siempre y por ende las carreras también deben adecuarse a esta realidad.

Descubrir que uno es emprendedor es una virtud que pocos tienen pues la mayoría se da cuenta de esta cualidad cuando ya están inmerso en el trabajo apatronado, pero eso no basta para llamarse sentir que será empresario. Acá lo relevante es tener muy claro que emprender no es fácil ni siempre más exitoso que la empleabilidad, sino todo lo contrario. Por ello es que siempre será recomendable pasar por una etapa como empleado antes de ser patrón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *