Pienso que el trabajo en equipo, en una sociedad cada vez más individualista, está en crisis. Y esto impacta a todas las industrias, pero de manera muy especial a las empresas de menor tamaño, ya que son justamente ellas las que requieren unir fuerzas para adquirir un mayor “peso”.

¿Qué hacemos entonces? Junto con el problema propongo una solución: tomar conciencia de lo que significa trabajar en equipo con un liderazgo ganado y no impuesto, y entender que acá son todos igualmente importantes cuando asumen su rol. No podemos hablar de asociatividad si antes lo líderes de cada Pyme no aprenden a trabajar en equipo.

Del liderazgo mucho se ha escrito y se escribirá, pero hay dos tendencias bastante marcadas asociadas con la autoridad y la transversalidad. Están aquellos que basados en una fuerte autoridad generan equipos jerárquicos donde el “jefe” está en lo más alto y ordena todo lo que debe realizar su equipo. Así también asume responsabilidades en los éxitos y en los fracasos, por lo que requiere gran compromiso de quienes ejecutan sus órdenes.

Trabajo en Equipo - http://leomeyer.wordpress.comLos líderes transversales, en cambio, plantean los problemas y busca soluciones junto a su equipo. Más que jefatura, son verdaderos coordinadores que hacen que “las cosas” pasen y que los miembros del equipo “hagan”. Acá se corren grandes riesgos ya que un equipo que no está consolidado podría caer en el caos, o lo que resulta peor, la sensación de “laissez faire” otorga tal libertad de acción que más de alguno se aprovecha. Pero está la recompensa de sentirse holgados y participativos en la toma de decisiones.

Como sea, en ambos casos el liderazgo debe ganarse y no imponerse. El lider debe estar validado como tal por su equipo y deben funcionar como un todo, basados en la confianza y el compromiso para que los objetivos finales se cumplan. Y acá viene el tema de entender que cada rol en el equipo es igualmente importante.

Antes que líderes, jefes, trabajadores y ejecutivos, tenemos personas de carne y hueso con igualdad de condiciones ante la vida, lo que debe manifestarse en el funcionamiento de este equipo tanto en el discurso como en la acción. Molesta ver a esos jefes que cuando reciben una invitación para ir a cenas en Santiago la deriva a su “equipo”, pero cuando el evento es fuera de la capital o del país, se olvidan del resto. Trabajan en equipo cuando el beneficio o desafío es menor, pero a la hora de lucirse o tomar ventaja, aparece el ser individual que termina con la confianza depositada.

Si sembramos un comportamiento de trabajo comprometido y acorde con el tipo de liderazgo que requiere la organización, cosecharemos grandes resultados y aún más grandes equipos de trabajo. Y recién ahí podemos pensar en trabajar asociativamente con otros empresarios y sistemas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *